El papel de tu padre en tu vida

Nuestros padres, ambos, reflejan nuestra comunicación con el inconsciente: El padre en específico como figura de poder muestra la comunicación exterior, es decir, la forma en que interactuamos con y a través del universo fuera de nosotros. 

La figura del padre apoya a que encontremos un sentido en nuestras relaciones con todo lo que nos rodea. Si toda tu vida tiene sentido significa que la figura paterna no está ausente. 

Me faltó mi padre, estaba ausente, no supe o pude acercarme a él, no logramos comunicarnos, la relación fue desastrosa.  

Estas son de las expresiones más comunes que escuchamos en relación a la figura paterna cuando hay conflictos. 

Nueve meses antes del nacimiento del niño mientras vive en el vientre de su madre también, de forma simbólica e inconsciente, se encuentra en la mente del padre. Pues el padre le piensa, le desea y le construye de forma simbólica. Para luego del nacimiento reconocerle. 

Un padre es muy importante en la vida de todas las personas, ya que genera fuerza, confianza, manejo de límites, poder personal y en el caso de las mujeres es un punto clave pues en algún momento desearán tener una relación con un hombre.  

Hablar de la familia en ocasiones abre heridas, desilusiones y pequeños rencores. Podríamos decir que una de las figuras más complejas y que se dan con mayor frecuencia es la del “padre ausente”. 

El padre ausente no es sólo el vacío físico de una figura que no tuvimos, en ocasiones, es también alguien que a “aun estando” no supo o no quiso ejercer su rol. Es una ausencia psicológica capaz de originar en el niño diversas heridas. 

El hecho de crecer junto a una figura paterna que, a pesar de estar, es incapaz de aportar plenitud, cariño o reconocimiento, deja corrientes de vacío en el corazón de un niño que está aprendiendo a construir su mundo. 

Un padre ausente genera incongruencias, vacíos y dificultad de trato. El niño espera afectos, comunicación, y una interacción diaria con la cual, abrirse al mundo también a través de su padre. Sin embargo, solo encuentra muros. 

Un trato vacío y esquivo genera ansiedad en los niños, no saben “a qué atenerse”, desarrollan expectativas que no se cumplen, y además tienden a comparar “padres ajenos” a los que ellos tienen en casa. Saben que los padres de sus amigos actúan de modo diferente a lo suyos. 


¿Qué consecuencias genera en la edad adulta la figura del padre ausente? 

Genera un desapego afectivo que nos hace ser más inseguros a la hora de establecer determinadas relaciones. 

Podemos llegar a ser algo desconfiados. La idea de proyectar una alta carga afectiva en alguien nos produce miedo, tememos ser traicionados, o no reconocidos. O peor aún, ignorados. 

Mas importante aun después de crecer y llevar una vida, el vació del padre aún puede que siga ahí en lo oculto de nuestra sombra. Por ello lo primero que deberíamos hacer es “entender”. Comprende que el padre ausente es un hombre que no supo ejercer su rol de padre, porque nunca entendió muy bien su papel como persona. 

Un padre no es sólo el que da la vida, un padre es aquel que está presente, que acoge, atiende y guía en seguridad construyendo cada día un sendero de instantes significativos en la vida de un niño. 

Para sanar la relación y los lasos con tu linaje masculino y tu padre, te invito a escribir una CARTA DE LIBERACIÓN y también a asistir a una terapia de ÁRBOL GENEALÓGICO que ademas de sanarte a tí, cambia la energía hasta de 7 generaciones evitando que los conflictos en el árbol se sigan repitiendo.

Share With Your Friends

Comments

X